Maria Marte, del Club Allard, nuevo Premio Nacional de Gastronomía

28 mayo of 2015 by

El Jurado de los Premios Nacionales de Gastronomía 2014, formado por las Juntas Directivas de la Real Academia de Gastronomía y de la Cofradía de la Buena Mesa, le ha concedido el PREMIO AL MEJOR JEFE DE COCINA 2014 a MARÍA MARTE, del restaurante El Club Allard, de Madrid.

La entrega de los Premios Nacionales de Gastronomía se celebrará el próximo 8 de junio de 2015 a las 20 h. en el hotel NH Eurobuilding.

Una Cenicienta Michelín, por EL PAÍS SEMANAL

Entre el sancocho de la República Dominicana y un cocido madrileño media una distancia térmica y atlántica. Entre las confituras de papaya de Jarabacoa y el arroz con leche de cualquier mesón, un océano de azúcares. Entre la carne asada que dio fama a don Mariano Marte, alias Papito, en el Rincón Montañés, restaurante de referencia en su pueblo caribeño, y las cupcakes de trufa y huevo de su hija María o el chupito de pez mantequilla con espárrago blanco, el recorrido que separa ambos manjares no solo es la tradición, sino dos estrellas Michelin.

También una vida de lucha y empeño, una cazuela de decisiones tomadas al raso, la determinante apuesta por las oportunidades aprovechadas en un mundo que no regala nada pero tampoco desprecia con tal de seducir paladares. María Marte, de 37 años, la cocinera que de una vida sin papeles al triunfo en la alta cocina ha construido una peripecia ejemplar, es una de las mayores sensaciones de la pujante cocina latinoamericana mundial con sede en Madrid. Concretamente en el Club Allard, restaurante de justas alharacas y ritmo maratoniano, un local que ha ido creciendo paso a paso, donde este talento natural dominicano, sin aditivos ni artificios, con la materia prima de una estremecedora fuerza de voluntad, sin palabras de más pero tampoco razones de menos, ha encontrado la plataforma para deslumbrar con su arte de aroma mestizo.

A la sombra de Diego Guerrero, cocinero reconocido y ahora triunfante también en su nuevo local, DSTAgE, esta mujer aprendió el oficio y fue adhiriendo galones a su chaqueta blanca. Desde la que se vistió como soldado raso –“la de pelar patatas”, dice ella– a la de chef, con la que recibe ahora, en plena ajetreada mañana de febrero, mientras domina un batallón de 15 personas a sus órdenes en la cocina. “Más que un ejército, me gusta considerarlo una orquesta”, comenta María Marte. 

Aun así, le gusta recordar la lucha que le ha llevado hasta donde está hoy. Una batalla en la que no hay espacio para rencores, sino una bien provista despensa donde se acumulan los agradecimientos. Donde no le valió jamás desfallecer, sino sobreponerse. En su sonrisa unívoca y preponderante, en sus recuerdos y su aprendizaje, cabe la nostalgia de una tierra que dejó, pero donde asumió las bases del oficio.
Diego Sollos

Previous:

Diego Gallegos, Restaurante Sollo, Cocinero Revelación Madrid Fusión

Celler Can Roca

Next:

Los Hermanos Roca vuelven al nº1 Mundial

También te puede interesar

Post a new comment